HISTORIA

El fundador Don Francisco Julià
Don Francisco Julià junto a su hijo Jaime (año 1932)
Don Jaime Estela Palmer (año 1967)

Sombrerería y Complementos Casa Juliá fue fundada el año 1898 por D. Francisco Juliá en el mismo local donde todavía hoy se emplaza. Durante esa época los sombreros que estaban a la venta en la tienda eran de fabricación propia ya que en el mismo local se disponía de taller y fábrica propia.

En el año 1903 D. Francisco Juliá y su Sombrerería ganaron la Medalla de Plata del Excelentísimo Ayuntamiento de Palma por la mejor elaboración de “fieltro y sombrero” en Ferias y Fiestas de Palma de Mallorca. El diploma y la citada medalla están expuestos todavía a día de hoy en la sombrerería, así como también están expuestas las bolsas de papel que se utilizaban en las ventas y que tienen más de 120 años de antigüedad.

El año 1938 y debido a la escasez de materiales que se sufrió durante la Guerra Civil Española (1936-1939), D. Francisco Juliá se vio obligado a cerrar la fábrica de sombreros y luchó con todas sus fuerzas por mantener abierta la sombrerería, consiguiéndolo con gran esfuerzo y dedicación a pesar de todas las dificultades.

El año 1944, a D. Francisco le sucede en el negocio su hijo D. Jaime Estela Palmer.

El año 1965 es el nieto de D. Francisco, D. Jaime Estela Ripoll, quien se pone al frente del negocio y lo amplía con otros complementos como pueden ser los guantes, bufandas, paraguas, etc.

El año 1989, tras el inesperado y repentino fallecimiento de D. Jaime Estela Ripoll, sucede a su marido Dª. Antonia Vicens. Dª Antonia se puso al frente del negocio con gran valentía y esfuerzo. Aún hoy en día todavía nos cuentan los clientes, que cuando entraban por la puerta de la Sombrerería, Dª. Antonia era capaz de saber mejor que el cliente mismo lo que le quedaría mejor y con sólo un vistazo podía conocer la medida exacta del cliente.

El año 1992, Sombrerería y Complementos Casa Juliá recupera el diseño y fabricación de los antiguos y auténticos sombreros mallorquines, diseño y fabricación que con el tiempo se había perdido completamente. Hoy en día gracias a Sombrerería y Complementos Casa Juliá se puede volver a ver como los “fabiolers i cavallers” los lucen junto con los trajes regionales en actos especiales o institucionales.

El año 2008, la cuarta generación empieza a tomar el relevo de la Sombrerería y durante 6 años comparte espacio con la tercera generación, con tal de poder adquirir todos los conocimientos y experiencia necesaria para ponerse al frente del negocio.

En julio del año 2009, la Cámara de Comercio de Mallorca concede a Sombrerería Casa Juliá por su trayectoria y especialización, una placa conmemorativa que la acredita como Comercio Centenario de Mallorca.

El año 2014, Dª Antonia se jubila y son sus hijos quienes la suceden hasta el día de hoy.

Cabe destacar que desde su apertura en 1898, Sombrerería y Complementos Casa Juliá no ha cambiado de local ni ha cesado su actividad ni un solo día. Y aún hoy en día se dedica a la misma actividad que en sus inicios, siendo la única sombrerería que se conserva en Palma y siendo testimonio vivo de una época en la que en el centro de Palma de situaban numerosas sombrererías. Recordemos que antiguamente la calle Sindicato, en la que se emplaza Sombrerería y Complementos Casa Juliá, recibía el nombre de “Carrer de sa Capellería” (Calle de la Sombrerería), adquiriendo el nombre de las tiendas de los fabricantes y vendedores de sombreros que estaban localizadas en esta calle. De todo esto en la actualidad ya tan sólo queda nuestra querida Sombrerería Casa Juliá y el nombre de “Plaça Capellers” (Plaza Sombrereros), que va de calle Sindicato a la Plaza Mayor de Palma.

Son ya cuatro generaciones dedicadas por completo a la sombrerería y la atención al público. Una pasión heredada de generación en generación. Toda una vida dedicándonos a ofrecer los mejores productos a nuestros clientes. Siempre exigiendo a lo largo de los años la mejor calidad de fabricación, lo que ha hecho posible que detrás de esa gran experiencia y conocimiento sólo trabajemos con las mejores marcas y fabricantes. La calidad en el producto y la atención personalizada a cada cliente son los aspectos más importantes en Sombrerería y Complementos Casa Juliá.

Gracias a todos los clientes que han sabido depositar su confianza en nosotros durante tantos años. Esperamos poder seguir durante muchos años más dándoles el mejor servicio posible, esperando que queden siempre satisfechos tanto por el artículo adquirido como por el trato recibido.



Hoy en día encontramos un negocio totalmente especializado, adaptado a los nuevos tiempos y a las nuevas modas y que cuenta con una imagen totalmente renovada desde el año 2010.

Sabemos lo que vendemos porque hemos nacido con ello. Conocemos a fondo todos nuestros artículos y creemos que parte de nuestro trabajo, desde un punto de vista de negocio familiar y cercano, también consiste en dar a conocer este fantástico y a la par desconocido mundo de los sombreros, gorras, boinas, etc. La forma de llevar un sombrero, cómo cogerlo, cómo guardarlo, materiales, fabricación, consejos para su cuidado, saber diferenciar una gorra de una boina, un sombrero de ala corta o ala ancha, una gorra de una gorra con visera, etc. Y es que hoy en día… a todo se le llama gorro!!!

Visítenos y si así lo desea deje que le asesoremos o aconsejemos. No lo dude, estamos en constante movimiento para ofrecerles lo mejor y al mejor precio.

Don Jaime Estela Ripoll (año 1980)
Don Jaime Estela Ripoll junto a su esposa Doña Antonia Vicens (año 1979)
Doña Antonia Vicens (en la actualidad)